"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

lunes, 30 de diciembre de 2013

Eterna Teresa ... - poesía para leer y saborear lentamente

"El horizonte está en los ojos y no en la realidad."
Angel Ganivet -  escritor y diplomático español. (1865-1898)

Exquisita y tierna poesía de Don Miguel de Unamuno, uno de los grandes maestros de la Generación del 98, crítico y contestatario en temas políticos y aquí sensible, romántico y melancólico.
 
Dicen que los ojos son el espejo del alma y el reflejo de los sentimientos. En el amor, la mirada dice más que mil palabras, con la mirada se envían y reciben mensajes , se aprueban y desaprueban .

Hay ojos que miran, hay ojos que sueñan...

Hay ojos que miran, -hay ojos que sueñan,
hay ojos que llaman, -hay ojos que esperan,
hay ojos que ríen -risa placentera,
hay ojos que lloran -con llanto de pena,
unos hacia adentro -otros hacia fuera.

Son como las flores -que cría la tierra.
Mas tus ojos verdes, -mi eterna Teresa,
los que están haciendo -tu mano de hierba,
me miran, me sueñan, -me llaman, me esperan,
me ríen rientes -risa placentera,
me lloran llorosos -con llanto de pena,
desde tierra adentro, -desde tierra afuera.

En tus ojos nazco, -tus ojos me crean,
vivo yo en tus ojos -el sol de mi esfera,
en tus ojos muero, -mi casa y vereda,
tus ojos mi tumba, -tus ojos mi tierra.


A quien no le hubiera gustado ser la "eterna Teresa" y tener un Unamuno que -viendo la vida en sus ojos-,  le cantara este hermoso poema.

"El ojo que tú ves no es ojo porque tú lo veas, es ojo porque él te ve."
Antonio Machado - poeta español (1875-1939)

domingo, 29 de diciembre de 2013

Fin de año - balance de vida, cosas que dejar atrás

"Nadie se baña dos veces en el mismo río, porque todo cambia en el río y en el que se baña... "Heráclito - filósofo griego (535AC- 484AC)

Llegar al final de un año es un buen momento para hacer un balance de situaciones y hechos de nuestra vida, que vivimos en el año que se va, decidir que puertas cerrar y cuales situaciones justifican que es la oportunidad y momento de soltar lo viejo, todo aquello que aunque nos resistamos ha terminado, lo que signifique un lastre.

Es liberarse, perder el miedo, confiar, ser auténtico, tener el valor de hacer algo, tal vez eso que nunca imaginamos poder hacer.

Es ser libre de angustias, dolor, es dejar atrás lo que nos impide vivir o nos hace infelices, es buscar un nuevo sentido a la vida.

Nunca es tarde para confiar más y temer menos, para dejar fluir, dar vuelta la página  y dejar ir. Sacar los resentimientos, perdonar deudas. Es tiempo de quitar las piedras del camino, eligiendo la aceptación, con espíritu tranquilo, sin juzgar.

Los hechos ocurren y hay que dejarlos ir, no somos hoy los mismos que fuimos hace dos días, o un año atrás, y el entorno tampoco lo es. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Es tiempo de soltar  y desprenderse.

Nadie puede estar al mismo tiempo en el presente y en el pasado, por eso es tan importante  -por doloroso que sea-  dejar libre un espacio para que otras cosas ocupen su lugar. Puede ser una experiencia triste pero necesaria.

La vida es adelante, si insistimos en permanecer donde estamos, perderemos la alegría, lograr el desapego nos permitirá empezar un nuevo recorrido con proyectos y metas renovadas. No busquemos excusas, ni nos permitamos quedar presos de situaciones que nos limitan o nos hacen daño.

Un día nos daremos cuenta que ya no hay más tiempo para hacer aquello que siempre hemos querido hacer. La cuestión es encontrar y mantener el equilibrio entre la libertad personal -para ser fieles a nosotros mismos- y la posición de permanecer abiertos a los cambios y sin ataduras .

La decisión es nuestra, ... el momento es ahora !!!.

Imagen: Rafael Olbinski

"Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos."
 Eduardo Galeano - escritor uruguayo contemporáneo

sábado, 28 de diciembre de 2013

Ser, hacer y tener - son tus prioridades las correctas?

«La obra de uno es uno mismo».
Oscar Wilde - escritor, poeta y dramaturgo irlandés (1854-1900)

Hay personas que viven preocupadas por hacer cosas: obras, trabajos, caridad, hacer, hacer, hacer... y ¿dónde queda el "ser" ?, podemos hacer muchas cosas buenas y agradar a los demás y a nosotros mismos, pero sólo servirá para que los demás "vean" y digan "que buena persona es"...

Un principio bíblico dice: lo más importante en esta vida no es hacer, sino ser.y ésto debe quedar reflejado , en primer lugar, en la familia, luego comienza a propagarse a los demás, debemos "ser" para "hacer" , eso demuestra la valía del ser humano

La aspiración de llegar a ser grande, famoso y que todos nos recuerden, existe desde siempre y no es tentación exclusiva de gobernantes que se hacen construir estatuas para perpetuar su nombre.

Hay personas que no viven, simplemente hacen, y esa forma de vida, termina en un vacío frustrante, no trabajan para vivir, sino que viven para trabajar. Sin darnos cuenta cambiamos el ser por el hacer.

Cuántas veces nos hemos escuchado diciendo: Cuando tenga dinero, me tomaré unas buenas vacaciones, o cuando tenga tiempo, aprenderé sobre ... Cuando pensamos así, convenciéndonos que la primera barrera es la falta de algo (tiempo, dinero o condición física), ponemos el logro de forma incorrecta. El “Tener” no “Produce” el “Ser”, sino todo lo contrario.

Debemos comenzar por el Ser, luego el Hacer y más tarde Tendremos. Si queremos llegar a alcanzar algo, debemos primero trabajar en el ser: ¿Cómo pensamos? ¿Qué leemos?  ¿Cómo actuamos?  ¿Cómo tratamos a la gente, que clase de persona -padre, madre, esposo, etc- deseamos ser?, y tenemos que aprender, crecer y cambiar.

Para cualquier cosa que valga la pena en la vida, tenemos que comprometernos, de manera constante y por largo  tiempo. Es la gota cayendo sobre la roca por años lo que logra partirla en dos.

El camino es duro, no hay atajos, ni camino fácil, debemos aprender de los errores, aprovechando las oportunidades que la vida presenta. Habrá barreras, obstáculos y desmotivaciones pero hay que seguir intentando.

Luego que seamos lo que estemos destinados a ser, y que hayamos trabajado y luchado por lograr los sueños, entonces y sólo entonces podremos disfrutar del Tener.

¿En qué persona tenemos que convertirnos ahora para comenzar a luchar por nuestros sueños? ¿Qué compromisos tenemos que tomar para alcanzarlos? ¿Cuándo comenzamos?

"Hay que ser algo, para hacer algo."
Goethe - poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán (1749-1832)

viernes, 27 de diciembre de 2013

Phubbing - una prisión virtual de éstos tiempos modernos

"Peor que caminar solo y miserable, es tener a alguien a nuestro lado y hacer que esa persona se sienta como si no tuviese la menor importancia en nuestra vida."
Paulo Coelho - escritor brasileño contemporáneo
 
A medida que las nuevas tecnologías fueron acaparando nuestras costumbres y tiempo libre, comenzamos a hacer todo sistemáticamente. Dejamos de disfrutar de los pequeños momentos, vivimos pensando en lo que vamos a hacer en un futuro cercano, y no en lo que estamos haciendo en ese instante.
 
Todo esto nos hace estar cada vez más distraídos, no prestamos atención a lo que hacemos, no escuchamos cuando nos hablan, nos reunimos con amigos y todos están mirando el mismo dispositivo, sin importar el momento y la presencia que se está viviendo.

Phubbing (del inglés, 'phone' y 'snub', desairar con el teléfono) un término relativamente nuevo para expresar lo que es un desarreglo de la era tecnológica que consiste en ignorar a la persona que se tiene enfrente para curiosear en el propio celular.

Un fenómeno del comportamiento social, un atropello a las  buenas costumbres, una conducta que no es exclusiva de los más jóvenes, -aunque en los jóvenes prevalece-, sino que compromete a todas las edades y géneros.

Quien lo efectúa, se fastidia cuando otros se lo hacen a él, pero sin embargo, no puede dejar de hacérselo a los demás colocándolos en el ingrato lugar de espectador.

Con el teléfono se tiene la ilusión de que se puede estar en múltiples lugares al mismo tiempo, pero ello implica que, para ver la pantalla, algo se está descuidando, La sensación es que el teléfono da todo, pero también reclama subordinación absoluta

Actualizar cada poco rato el perfil, fijarse si alguien hizo un comentario, estar pendiente de lo que otros dicen o hacen, es en definitiva, convertirse en su prisionero.

¿Dónde quedaron esos momentos en los que solo importaba pasar tiempo con las personas que uno quería? Ahora todo pasa por reunirse y, además de estar cada uno con su dispositivo dejando de prestar atención a lo que pasa alrededor, hasta hablar de las mismas tecnologías. 

Es decir, ahora los temas de conversación entre las personas son acerca de quién le dijo que cosa a quién por el Whatsapp, qué foto publicaron o no en Facebook, o quién le sigue o no en Twitter.

Estas nuevas y adictivas tecnologías, además de haber terminado con esos espacios para compartir momentos, fueron terminando con la capacidad de mirar más el mundo real que el mundo virtual.

Podremos lograr un equilibrio ... ???, cuando menos intentemos ... 

"Somos muchos juntos, pero todos estamos muriendo de soledad."
Albert Schweitzer - médico, filósofo, teólogo y músico alemán nacionalizado francés, misionero médico en Africa, Nobel de la Paz en 1952 (1875-1965)


jueves, 26 de diciembre de 2013

El duelo - melancolía y tristeza que opaca festejos en Navidad y Fin de Año

"He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola." Jorge Luis Borges - escritor argentino (1899-1986)

Navidad y Fin de Año son fechas de risas, fiestas y alegría contagiosa... y con ella sus rituales, poner el árbol, las luces navideñas, el turrón,  reunirse en familia, ... pero no es así para todos.

Para muchos, esta no es una época festiva, sino fechas llenas de melancolía. La memoria de un ser querido fallecido o que ya no está presente en su vida, el recuerdo de un estilo de vida previo, la pérdida de un empleo o propiedad o la difícil situación económica son algunas de las razones que sumergen a muchos en una tristeza que en ocasiones provoca un estado de depresión difícil de superar.

Las emociones, sentimientos y recuerdos aparecen en esta época, pero también el dolor, la nostalgia, la soledad y la tristeza, por pérdidas familiares, de pareja, de expectativas, de lejanía, soledad o salud.

La felicidad no puede forzarse, y muchos sentirán que su situación es la peor y no es entendido. Es común escuchar frases como: “A mí no me gustan las navidades”; "me gustaría dormirme y que hubieran pasado las fiestas”, “me gustaría poder ir a un lugar en dónde no tuviera que celebrar nada”,  "borraría esta época del calendario”.

Cada pérdida es un "pedazo" de nuestra historia que queda en el camino, -por ello el duelo-, algo en nosotros también muere o se transforma. Aprender a vivir manejando el duelo y la tristeza es una tarea necesaria.

Todos somos libres de sentir y vivir el presente como queramos o podamos, puede incluso haber quienes simplemente no les guste ese tipo de celebraciones, pero hay que afrontar la vida como se presenta muchas veces para no entristecer ni opacar esas fechas para quienes nos rodean.

Tal vez intercambiar ideas antes del momento sobre que cosas omitir en los festejos, puede ser útil y tener en cuenta la participación de los niños para que conozcan los motivos, no privándoles de la alegría que merecen tener.

No es tan difícil ser feliz en Navidad o Fin de Año; actitud e ilusión pueden ser de gran ayuda para aprender a disfrutar de esa felicidad, -lo que no significa olvidar- aún a costa de hacer un esfuerzo para lograrlo. Finalmente redundará en beneficio para quien logre superar más rápidamente sus duelos.

"El hilo de la vida se aflojaría si no fuera mojado con algunas lágrimas."
Pitágoras - filósofo y matemático griego (570AC-495AC)

martes, 24 de diciembre de 2013

... y pasamos las 7.000 visitas - Gracias a tod@s!!!

"La libre comunicación de los pensamientos y las opiniones es uno de los derechos más preciados por el hombre."
François de la Rochefoucauld - Escritor, aristócrata y militar francés (1613-1680)

Nunca imaginé cuando hace 3 meses atrás decidí inicar este camino de intercambio y comunicación que iba a captar el interés de muchas personas, que serviría para conocer amig@s nuev@s, que en ese breve tiempo el sitio iba a recibir tantas visitas y en lo personal tantas demostraciones de afecto y aliento para continuar.

Me siento feliz con el resultado obtenido del que soy la primer sorprendida y estoy enormemente agradecida a todos quienes me han estado acompañando en éstos primeros pasos de una experiencia totalmente nueva para mí, que me permite a diario dejar aquí mis pensamientos y sentimientos sobre diferentes temas, sin concierto previo, tal cómo llegan a mi cabeza.

En ocasiones me ha gustado intercalar algo de música y también de expresiones plásticas o literatura, sin pretender dar un juicio sobre éstos temas sino sólo a modo de compartir -desde mi humilde lugar- algo que es de mi gusto y pienso puede resultar interesante conocer.

Espero y deseo seguir contando con vuestra compañía y recibiendo los comentarios, sugerencias y críticas que les merezcan mis palabras así como el interés por los temas tratados, todo será bienvenido. Como contrapartida tomo el compromiso de seguir mejorando y aportando en el intento para descubrir las cualidades que nos convierten en quienes somos de verdad y el poder con el que contamos para construir la vida que realmente queremos vivir.

Nuevamente gracias por éstas más de 7.000 visitas en tan poco tiempo.

"Cuando se abre la puerta de la comunicación, todo es posible. De manera que debemos practicar el abrirnos a los demás para restablecer la comunicación con ellos"
Thich Nhat Hanh - maestro Zen nacido en Vietnam en 1926, monje budista y activista por la paz, nominado para el Premio Nobel por ese motivo.

lunes, 23 de diciembre de 2013

El paso del tiempo - lo invertimos bien o lo desperdiciamos?

"Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura".
Victor Hugo - Novelista francés (1802-1885) 

Muchas personas transitan los años sin dar demasiado valor al paso del tiempo. Tal vez el tiempo gastado en reuniones, eventos y proyectos no se corresponda con los valores que realmente importan.

Reconocer esta situación es importante o terminará ahogando decisiones e impulsos, y convirtiendo nuestro recorrido en una vida desperdiciada.

Estas líneas atribuídas a Mario de Andrade, poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño. (1893-1945) son una declaración perfecta del llamado a una vida plena, esa que alcanza la realización en base a una forma de proceder correcta  y hablar sincero.

El valioso tiempo de los maduros

"Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…

Me siento como aquel chico  que ganó un  paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió  que quedaban pocas,  comenzó a saborearlas profundamente.Ya no tengo tiempo  para reuniones  interminables,  donde se discuten estatutos, normas,procedimientos y reglamentos internos,  sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo  para soportar absurdas personas  que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido. Ya no tengo tiempo  para lidiar con mediocridades. No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados. No tolero a maniobreros  y ventajeros. Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar  a los más capaces, para apropiarse de  sus lugares, talentos y logros. Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.

Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos. Mi tiempo es escaso  como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa… Sin muchas golosinas en el paquete… Quiero vivir al lado de gente  humana, muy humana.  Que sepa reír, de sus errores.  Que no se envanezca, con sus triunfos. Que no se considere electa,  antes de hora. Que no huya, de sus  responsabilidades.
 

Que defienda, la dignidad humana.  Y que desee tan sólo  andar del lado  de la verdad y la honradez. Lo esencial es lo que hace  que la vida valga la pena. Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón  de las personas… Gente a quien los golpes  duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí…. tengo prisa… por vivir con la intensidad, que sólo la madurez   puede dar. Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan… Estoy seguro  que serán más exquisitas,   que las que hasta ahora he comido. Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia. Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera llegarás…

... ...

Reaccionemos, no convirtamos nuestra vida en una sucesión de eventos insustanciales, aún es momento de corregir y reencauzar el viaje. Sólo depende de nuestra decisión, el tiempo urge...

"Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos".
Cicerón  -  Escritor, orador y político romano (106 AC-43 AC) 

domingo, 22 de diciembre de 2013

Navidad o dia de la familia - una celebración a mantener

"... la palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre ..."  -  San Juan - 1,1-18

La celebración de la Navidad es símbolo de fiesta y alegría aunque cada día menos una fiesta religiosa y cada día más un festejo familiar.

Quizás deberíamos maravillarnos que a pesar del materialismo que rodea la navidad, de leyendas como papá Noel, la influencia de aquel niño que nació en Belén sigue estando, pero se ha convertido en una fiesta familiar.
 

Es bueno que la familia se reúna, que se vea, será una manera de que el amor y la familia sigan existiendo, asentados hoy sobre aquella humilde familia del pesebre de Belén.

La Navidad de Jesús es una Navidad religiosa, sin embargo alegrémonos que aun en medio de la navidad mercantil siga existiendo el amor entre nosotros y que la familia sea la cuna y el sostén de ese amor.


La Navidad sirve frecuentemente para hacer un alto en la vorágine de nuestra vida y a veces hasta cambiamos en algo. Lo bueno sería que este cambio se arraigara en nosotros. Si el encuentro sirve para amarnos un poco más, ya es Navidad en nuestro interior.

Si estamos atentos a lo que otros necesitan, será una forma de salirnos de nosotros mismos y el amor crecerá, convirtiéndose en una fiesta para todos. Una Navidad que estará por encima de arbolitos, guirnaldas, banquetes y hasta por encima de aquel portal de Belén, porque el espíritu de aquel pesebre está en que todos seamos parte de la Navidad, de la forma que cada uno pueda y quiera.

Para el cristiano la fiesta de la Navidad tiene tres dimensiones: mira hacía el pasado, mira hacia el presente y sobre todo mira hacia el futuro.

Navidad significa que el Redentor ya ha venido, según el Antiguo Testamento, pero al mismo tiempo es la esperanza del Nuevo Testamento, que la llegada de Jesús se concrete en el corazón de cada hombre, caminando hacia un mundo mejor.

Día de la Familia. es la denominación en un Estado laico, o para las personas que así lo sienten, pero eso no impide su celebración por todos con independencia de religiones, de creyentes o no creyentes.

La imagen del nacimiento del Redentor, es la imagen de La Familia, célula básica de nuestra sociedad. Esa misma familia que hoy, aquí y en este mundo de locura, sufre modificaciones y deterioros, presencia y tradición. Esa familia que aún en sus cambios de constitución debe dar sostén y valores a la sociedad.

Detengamos la urgencia del cotidiano vivir y acudamos por un instante a un sitio de nuestros corazones para reflexionar  proponiéndonos cumplir los sueños y lograr los desafíos que los próximos 365 días nos traigan, tratando de ser más justos, tolerantes y solidarios de lo que fuimos hasta hoy.
Que ese día nos encuentre reunidos alrededor de la mesa, para brindar juntos.  Feliz Navidad para todos !!!.

"Se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Perdonar como el Señor os perdonó a vosotros." – Colosenses 3:13
 

viernes, 20 de diciembre de 2013

Villancicos - música de los pueblos cristianos

“Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año”. 
Charles Dickens  -  Novelista inglés  (1812-1870).

En sus orígenes, en el siglo XV, el villancico no tuvo contenido religioso. Eran canciones sencillas, canción campesina que reflejaban la vida en las villas. Hablaban de los sucesos que acontecían en la comarca y se cantaban en las fiestas.

De todos ellos, se desarrolló con más fuerza el que hablaba de la Navidad y ha llegado hasta nuestros días, como construcciones poéticas y composiciones musicales populares, sencillas y breves

Aquí les dejo tres canciones tradicionales: Noche de Paz, El niño del tambor y Los reyes Magos, tres estilos diferentes, un único sentimiento.





Forman parte de la cultura literaria y musical de pueblos cristianos y se refieren al nacimiento de Jesucristo, a la vida de la Virgen María, al canto de los ángeles por el nacimiento de Jesús y a cualquier tema relacionado con la venida del hijo de Dios a este mundo.

Surgen en el Renacimiento español y través del tiempo fueron modificándose hasta la actualidad en que son parte de los rituales exclusivos de la Navidad o Reyes Magos.

Una manifestación de alegría, que aún para quienes están alejados del sentimiento cristiano de la Navidad y sólo lo viven como celebración de familia, no debería perderse. 

Videos: VIRecords / jrmc235 / LaMusicaDeNavidad

“¿Quién que ha nacido cristiano y que ha oído renovar cada año, en su infancia, la leyenda poética del Nacimiento de Jesús, no siente en semejante noche avivarse los más tiernos recuerdos  de los primeros días de la vida?”
Ignacio Manuel Altamirano - Escritor mexicano.(1834-1893) Frase tomada de su obra: Navidad en las Montañas.
  

jueves, 19 de diciembre de 2013

Hans Christian Andersen - la Navidad de los olvidados

"La miseria seca el alma y los ojos además"
Rosalía de Castro - Poetisa y novelista española (1837-1885)

"La niña de los fósforos", pequeña gran obra de la literatura infantil del escritor danés Hans Christian Andersen, un cuento navideño donde el autor enseña a ver más allá de la superficie de las cosas, a saber observar la realidad más cruda.

El mismo vivió en una espantosa pobreza y vio muchas cosas terribles mientras crecía, Salió adelante gracias a su inteligencia, y a personas generosas que le dieron estudios. Sin embargo, esto lo marco de por vida y siempre simpatizó con las clases menos privilegiadas. Emparentado con la obra de Víctor Hugo y Mark Twin, en su obra refleja la dura vida de los pobres.

Resumen del argumento - La niña de los fósforos:

"Un día de Navidad, una niña busca la luz y el calor de los pequeños fósforos que había intentado sin éxito vender durante el día. Las luces, se suman a todas las luces de la Navidad, empezando por la luz original que significó el nacimiento de Jesucristo, y, como ellas, hablan de una esperanza en otra vida «donde no haya frío, ni hambre ni miedo".

El contexto es una época de hambre, miseria y un enorme fanatismo religioso. El escritor trataba de dar lecciones morales a los niños, no para aterrorizarlos, sino para sensibilizarlos. Es por eso que sus cuentos tienen una fuerte raigambre religiosa.

La luz de “unas cerillas” son la metáfora de la felicidad, producto de la imaginación de una niña, y ésta le permite transitar hacia otros estados y aliviar así el dolor que le produce tanto desamparo. Luz y obscuridad enmarcan un mundo dentro de otro, donde seres producto de la fantasía pueden despertar la ilusión y satisfacer el deseo de ternura y protección. Una historia triste, teñida de tragedia, desoladora y con una mirada dolorosa de la realidad circundante en un mundo frío, que mira sin ver, hostil y despiadado.

Este cuento es uno de los más crudos de Andersen, pero hermoso. Tal vez el autor sabia que la hipotermia causa alucionaciones en su fase final, y utiliza ese recurso. En su agonia, la anónima niña alucina con las cosas que nunca tuvo y con la única persona que extrañaba. En su época, a muchos les rompió el corazón y aun lo sigue haciendo, pues sigue siendo actual. Imaginarse a la pobre niña forzada a trabajar bajo condiciones extremas, hambrienta y sin ropa, que muere en el olvido, recordando un tiempo en que era feliz, miranda la premonición  de su propia muerte -“cuando una estrella cae, alguien muere”- 

Un hecho dramático que se sigue repitiendo una y otra vez, -hoy como cuando Andersen escribió la historia- en muchas partes del mundo. Hay cosas que no cambian, que son omnipresentes y una de esas es la miseria, esa miseria extrema que convierte en cruel injusticia la vida de muchos niños sin oportunidades. La celebración de la Navidad, no es igual para todos, muchos no pueden disfrutar ni tienen que celebrar. Hoy no hay niños vendiendo fósforos, pero hay muchos viviendo en el mayor desamparo en un mundo que conoce su existencia pero la ignora, mostrando egoísmo e indiferencia.


"La realidad y la miseria me oprimen. y, sin embargo sueño todavía"
Emile Zola -  escritor francés 1840-1902)