"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

jueves, 19 de diciembre de 2013

Hans Christian Andersen - la Navidad de los olvidados

"La miseria seca el alma y los ojos además"
Rosalía de Castro - Poetisa y novelista española (1837-1885)

"La niña de los fósforos", pequeña gran obra de la literatura infantil del escritor danés Hans Christian Andersen, un cuento navideño donde el autor enseña a ver más allá de la superficie de las cosas, a saber observar la realidad más cruda.

El mismo vivió en una espantosa pobreza y vio muchas cosas terribles mientras crecía, Salió adelante gracias a su inteligencia, y a personas generosas que le dieron estudios. Sin embargo, esto lo marco de por vida y siempre simpatizó con las clases menos privilegiadas. Emparentado con la obra de Víctor Hugo y Mark Twin, en su obra refleja la dura vida de los pobres.

Resumen del argumento - La niña de los fósforos:

"Un día de Navidad, una niña busca la luz y el calor de los pequeños fósforos que había intentado sin éxito vender durante el día. Las luces, se suman a todas las luces de la Navidad, empezando por la luz original que significó el nacimiento de Jesucristo, y, como ellas, hablan de una esperanza en otra vida «donde no haya frío, ni hambre ni miedo".

El contexto es una época de hambre, miseria y un enorme fanatismo religioso. El escritor trataba de dar lecciones morales a los niños, no para aterrorizarlos, sino para sensibilizarlos. Es por eso que sus cuentos tienen una fuerte raigambre religiosa.

La luz de “unas cerillas” son la metáfora de la felicidad, producto de la imaginación de una niña, y ésta le permite transitar hacia otros estados y aliviar así el dolor que le produce tanto desamparo. Luz y obscuridad enmarcan un mundo dentro de otro, donde seres producto de la fantasía pueden despertar la ilusión y satisfacer el deseo de ternura y protección. Una historia triste, teñida de tragedia, desoladora y con una mirada dolorosa de la realidad circundante en un mundo frío, que mira sin ver, hostil y despiadado.

Este cuento es uno de los más crudos de Andersen, pero hermoso. Tal vez el autor sabia que la hipotermia causa alucionaciones en su fase final, y utiliza ese recurso. En su agonia, la anónima niña alucina con las cosas que nunca tuvo y con la única persona que extrañaba. En su época, a muchos les rompió el corazón y aun lo sigue haciendo, pues sigue siendo actual. Imaginarse a la pobre niña forzada a trabajar bajo condiciones extremas, hambrienta y sin ropa, que muere en el olvido, recordando un tiempo en que era feliz, miranda la premonición  de su propia muerte -“cuando una estrella cae, alguien muere”- 

Un hecho dramático que se sigue repitiendo una y otra vez, -hoy como cuando Andersen escribió la historia- en muchas partes del mundo. Hay cosas que no cambian, que son omnipresentes y una de esas es la miseria, esa miseria extrema que convierte en cruel injusticia la vida de muchos niños sin oportunidades. La celebración de la Navidad, no es igual para todos, muchos no pueden disfrutar ni tienen que celebrar. Hoy no hay niños vendiendo fósforos, pero hay muchos viviendo en el mayor desamparo en un mundo que conoce su existencia pero la ignora, mostrando egoísmo e indiferencia.


"La realidad y la miseria me oprimen. y, sin embargo sueño todavía"
Emile Zola -  escritor francés 1840-1902)
    

1 comentario:

  1. De la mano de Andersen van la vida, la muerte, la miseria, el abando y la peor de las pobrezas, ser ignorado, no importarle a nadie, no ser "visto".

    Un panorama triste igual al que muchos viven en el presente.

    ResponderEliminar