"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

domingo, 10 de noviembre de 2013

Madre - en la poesía de Alvaro Aguirre de Cárcer

"No son recuerdos, que es vida, y verdadero el diálogo que contigo tengo, madre, cuando aquí nos encontramos".
Manuel Altolaguirre - poeta, guionista y cineasta español. (1905-1959)

Madre es quien nos trae a éste mundo, -y tambien quien sin habernos engendrado ocupa ese lugar desde el corazón-  nos cuida, nos ama, nos escucha y nos enseña a caminar en la vida. No tiene que ver sólo con embarazo y parto. Es una fuerte relación de vida, es querer a alguien más que a sí misma, es entregar amor y tiempo sin esperar agradecimiento, es ser capaz de cualquier cosa con tal de que los hijos no sufran, es postergar estudios, dedicar la vida por amor, es madurar y aprender, es ejercer la vocación sin descanso.


Una relación que va mutando a través del tiempo según las circunstancias, en la que ella lleva de la mano, contiene y muestra  el  lado bello y bueno de la  vida ... Creemos que no se cansa, que no sufre... pero con el tiempo vemos ... que mamá también sufre, se cansa, es frágil y en ocasiones está triste ...

Los versos de Alvaro Aguirre de Cárcer, -médico ginecólogo madrileño contemporáneo- que les dejo, presentan  un amoroso diálogo entre un bebé y su madre, donde el amor se mezcla con la trasmisión de irrenunciables valores a través de ese transformador y fuerte vínculo.

Un sentimiento de inmensa ternura se respira en estas líneas, que espero disfruten y aprecien en su justo valor Un bello mensaje, al margen del valor literario que la misma tiene, que no vamos aquí a considerar.

Madre

Enséñame a querer el mundo al que he llegado.
Dime que en él no todo es malo,
que es mucho más lo bueno .
Hazme conocer todo lo bello.
Sus montes, sus ríos y sus mares.
Sus árboles, sus plantas y sus flores.
Su cielo, su tierra y sus colores.
Hazme conocer lo bueno de mi hermano.
Lo bello que es amarle.
Lo triste que es negarle.
Enséñame a distinguir lo real de lo ficticio.
Que sepa agradecer, respetar, imaginar y soñar.
Que sepa ver lo bello entre lo feo.
Que sepa percibir lo que no dicen…
Que sepa sentir lo que no expresan
Que no quiera ver lo que no soy.
Que vea la grandeza en la humildad.
La valentía en el temor.
La sabiduría en el silencio.
La belleza en el amor.
Que no tema a la muerte,
si esta supone un descanso bien ganado.
Una paz al fin lograda.
Por último Madre ,
enséñame que la dignidad humana,
se alcanza sirviendo…
pero sirviendo una causa,
Que ¡merece ser servida!
... ...

* - Poema cedido por mi amiga Isabel González a quien agradezco habérmelo hecho conocer.

"Cómo no amarte madre, si me enseñaste a hablar tu lengua?, si soy viento nacido de tu roca.?"
Gonzalo Rojas - profesor y periodista chileno (1916-2011)

2 comentarios:

  1. Maravilloso homenaje a las madres, que son los ángeles que Dios coloca en la tierra para protegernos.
    Gracias por hacerme partícipe de ello.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu sabés que cada vez que la leo más me gusta, y pensé que era un buen motivo para un post, gracias a tí por permitirme que la utilizara.

      Eliminar