"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

domingo, 27 de octubre de 2013

Vivir – ese quehacer que nos empeñamos en complicar

“Dale vida a los sueños que tienes escondidos,
descubrirás que puedes vivir estos momentos
con los ojos abiertos y los miedos dormidos,
con los ojos cerrados y los sueños despiertos.” 


Mario Benedetti – Dale vida a los sueños

La vida no espera,  sucede. ¿Quién es totalmente feliz? Podemos encontrar gente o cosas que nos hacen felices, pero son momentos que pasan, la vida demuestra que son eso, sólo momentos.

Hay tantas cosas para vivir y por las que vivir en nuestro breve paso por la tierra, que sufrir, enojarse, tener resentimiento, culpa, … es sólo pérdida de tiempo.

Cada mañana que estamos aquí, vivos,  es un aliciente que debemos disfrutar, y lo es la canción que nos gusta, contemplar una puesta de sol, disfrutar el éxito de un ser querido, o leer el libro que queremos. La vida nos muestra que siempre encuentra la forma de renacer y que vale la pena vivirla.

Nadie ha dicho que sea fácil, pero las preocupaciones son pérdida de energía enfocada en situaciones que aún no han sucedido, hay que comprender que en ocasiones deberemos abandonar sueños o tomar decisiones dolorosas, pero la vida continúa y al final prevalecerán en el recuerdos las cosas buenas, las que influyeron positivamente,  ya que los malos recuerdos sólo merecen conservarse como aprendizaje.

En ocasiones la vida nos pondrá frente a situaciones a las que presentar batalla, o dolores inevitables que habremos de atravesar, allí encontraremos la forma de sostener situaciones a las que el alivio llegará de la mano de la paciencia, voluntad, fortaleza de carácter y con el transcurrir del tiempo.


Puede ser vivida, o ser una simulación. Puede ser serena o competitiva, alegre o triste, y siempre es irrecuperable.




Demos gracias a la vida. busquemos lo que nos hace felices, sabiendo que aprender a separarnos de lo que nos hiere requiere sabiduría y paciencia... Pero ante todo recordando que la vida está para ser vivida y debemos tratar de hacerlo plenamente manteniendo sueños y esperanzas, disfrutando cada segundo como si fuera el último porque la vida igualmente  pasará y continuará …  sin nosotros.

2 comentarios:

  1. Siempre tan atareados, sin tiempo para nada, pero si podemos parar a discutir ,a enfadarnos, nos paralizamos en las preocupaciones tal cual nos balanceásemos en una mecedora que no nos lleva a ninguna parte, estoy convencida de que de cada uno depende el aprovechar el día para ocuparnos buscando soluciones, sonreír mas y abrazar, disfrutar del gran tesoro que es la vida. Un abrazo.Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel por tu comentario, que comparto totalmente.Abrazo para ti.

      Eliminar