"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

martes, 1 de noviembre de 2016

Nada es gratis - ceder para obtener

“En éste mundo pagamos un precio por todo cuanto conseguimos y, aunque vale la pena tener ambiciones, éstas no se alcanzan con facilidad, sino que exigen su precio en trabajo, abnegación, ansiedad y descorazonamiento.”
Lucy Maud Montgomery – escritora canadiense (1874-1942)

El dinero no es todo, ni nos está asegurando que el tenerlo o no, defina nuestro nivel de felicidad, sin embargo, debemos tener claro que todo lo que obtengamos en la vida tendrá necesariamente -como contrapartida-, un pago que no necesariamente será dinero, pero que ineludiblemente será lo que tendremos que entregar a cambio y que nos dará la medida del valor que aquello que obtenemos tendrá para nosotros.

Tal vez parezca un juego de palabras, sin embargo es tan claro como que de nosotros depende decidir lo que vamos a entregar y de ello dependerá la vida que tendremos. Podemos decidir llevar una vida cómoda, sin obligaciones que nos limiten en tiempo, pero si somos jóvenes y no sacrificamos la comodidad  a cambio del tiempo dedicado al estudio, ni asumimos obligaciones, difícilmente podamos llegar a tener la carrera universitaria que deseamos, ni lograremos hacernos de la casa que vemos tienen otras personas, si no ahorramos el dinero necesario privándonos voluntariamente de algunos placeres superfluos.




Hacernos responsables de nuestra vida comienza por entender y asumir que nada es gratis y que cada decisión tomada implica renunciar a algo en beneficio de obtener algo, tal vez una buena manera de entenderlo es mirar un poco más allá de lo que a primer golpe de vista en los demás vemos, como ejercicio para comprender que nada se consigue sin esfuerzo, compromiso, renunciando a cosas que tal vez nosotros no siempre estamos dispuestos a ceder, y aún más entender que dispuestos a hacer ese esfuerzo no siempre el mismo llegará a buen puerto, pero hay que tomar el desafío y arriesgar.

Todos sabemos que algunas cosas llegan ‘de regalo’, pero esas no tendrán igual valor de lo que conseguimos con el esfuerzo propio, el que es producto del ejercicio de las decisiones tomadas libremente y con las que vamos construyendo la vida. Pagar por lo que tenemos es la mejor forma de sentirnos satisfechos, recordando que lo que no asumimos creyendo que es igual conformarnos con el menor esfuerzo, también tiene su precio, el de resignar las oportunidades y posibilidades que podríamos llegar a tener.

“Una cosa fundamental en la vida es saber lo que se quiere. Primero buscarlo como el que se asfixia busca el aire y finalmente pagar el precio.”
Fernando González Ochoa – escritor, filósofo, abogado y diplomático colombiano (1895-1964)


2 comentarios:

  1. Cada cosa que conseguimos en la vida nos cuesta dinero, sacrificio y/o esfuerzo, lo que no llega de esa manera no lo valoramos como debe ser.
    Me ha sorprendido el blog, muy bueno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo por tus comentarios, esperamos tu vuelta cada vez que quieras. Un saludo.

      Eliminar