"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

jueves, 3 de noviembre de 2016

Duda razonable - el riesgo de creernos dueños de la verdad

"Si comienza uno con certezas, terminará con dudas; más si se acepta empezar con dudas, llegará a terminar con certezas."
Sir Francis Bacon - filósofo y ensayista británico (1561-1626)

No existen verdades únicas y absolutas, es peligroso creer que tenemos la verdad en nuestras creencias, nos estamos limitando a nosotros mismos, nos estamos cerrando puertas y lo que es peor aún estamos cerrando el corazón y la mente a todo otro pensamiento.

Es interesante el texto de Deirdre Blomfield-Brown, más conocida como Pema Chodrón, monja budista estadounidense , sobre el que podemos reflexionar


‘Tener aunque sólo sea unos segundos de duda respecto a la solidez y la verdad absoluta de nuestras opiniones, incluso el simple hecho de  tomar conciencia de que tenemos opiniones, nos introduce a la posibilidad de la ausencia de ego. No tenemos que hacer desaparecer nuestras opiniones y no tenemos que criticarnos por tenerlas. Simplemente tenemos que ser conscientes de lo que nos decimos a nosotros mismos y ver cuánto de ello no es más que nuestra percepción personal  de la realidad que puede ser compartida o no por los demás.’

Los fundamentalismos no conducen a nada bueno, ser inflexibles nos condiciona imponiendo límites, aceptar, tolerando otras voces, abiertos a creencias y opiniones diferentes es importante, en el intercambio de ideas surge el enriquecimiento para todos, ya que la perspectiva desde la cual miramos es variable, dependiendo de nuestros intereses, del momento que vivimos, de las circunstancias, la oportunidad y nuestra propia evolución.

Muchas veces la pretendida racionalidad enmascara convicciones sin bases sólidas, busca excusas, argumenta de manera arbitraria pretendiendo darnos fundamentos que sostengan nuestros criterios en un intento de, sentirnos dueños de lo que pensamos y creemos verdadero de una manera caprichosa, aferrándonos a lo seguro.

Estar dispuestos a los cambios es darnos la oportunidad de una vida diferente, mejor o peor, y aún a riesgo de cometer errores, el peor de todos es el de mantenernos inamovibles en nuestras convicciones, cerrándonos a los cambios, negándonos a crecer al no permitirnos la duda razonable, lo que no significa deshacernos de nuestras opiniones, sino contrastar nuestras creencias con las de los demás, para luego tomar posición y para la que cualquier etapa de la vida en que nos encontremos es válida.

imagen: Antonio Mayoro

"La duda es uno de los nombres de la inteligencia."
Jorge Luis Borges - escritor argentino (1899-1986)

2 comentarios:

  1. Probablemente creernos dueños de la verdad es una forma arrogante de imponer nuestra opinión aunque nos falten argumentos. Me gustó mucho este post. Saludos Irene

    ResponderEliminar
  2. Gracias Irene por comentar,un saludo grande. Siempre te espero por aquí.

    ResponderEliminar