"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

lunes, 28 de abril de 2014

"... arquitecto de mi propio destino" - Amado Nervo, "En Paz"

"Cada cual se fabrica su destino."
Miguel de Cervantes - escritor español (1547-1616)

Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo y Ordaz, tal el nombre completo de Amado Nervo, -como decidió llamarlo en forma abreviada su padre- escritor mexicano nacido en 1870, la figura más destacada junto con la del prosista Manuel Gutiérrez Nájera dentro del movimiento modernista de Mexico, autor que ha gozado de extraordinario éxito popular a lo largo del tiempo.

En su última etapa como diplomático fue nombrado Ministro Plenipotenciario de su gobierno para Argentina y Uruguay, falleciendo en 1919, a los 48 años de edad en Montevideo. 

Su obra poética es muy extensa y evoluciona de un romanticismo modernista, visual y sonoro, a una poesía desnuda, abstracta, conceptual, voluntariamente prosaica y narrativa. Se inicia con un período de romanticismo «ingenuo», luego el período modernista, y finalmente una etapa de simplificación, en la cual se aparta de la retórica modernista, estando siempre presentes en su obra dos temas que jamás abandonarán la poesía del mexicano: la religión y el amor.

La obra en prosa de Nervo es también de una extensión considerable, pero la fama del poeta ha dejado en segundo término al prosista..  

En Paz - (1915)

Artifex vitae, artifex sui   -  (artifíce de si mismo, artifíce de su destino)

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales coseché siempre rosas.

Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

... ...

Un poema lírico donde aparecen metáforas, comparaciones, donde habla a la vida y tambien utiliza la conmutación de los elementos de una oración invirtiendo la posición de los términos en la siguiente oración.

Reflexiones, pensamientos, un reconocimiento de que en la vida se recoge lo que se siembra, un canto de agradecimiento, aleccionador cuando nos recuerda que somos " ... el arquitecto de mi propio destino" .

Un bello poema para leer, reflexionar, disfrutar.  
 
Referencias : tp://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/amado-nehtrvo-2/html/0a03dafd-3474-4923-9118-fd330592eb03_4.html     
"Tendremos el destino que nos hayamos merecido."
Albert Einstein - cientiífico alemán nacionalizado estadounidense  ( 1879-1955)
 

4 comentarios:

  1. Bello poema, reflexión de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Mi padre me enseñó este poema cuando era niño. Hoy, cerca de los 60, encuentro en sus palabras una sabiduría que no vi entoces.
    Alejandro.
    P.S. Felicitaciones por tu blog, Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malezas por comentar, me alegra haber servido para llevarte a esos recuerdos de la niñez.
      Serás bienvenido cada vez que decidas volver por aquí.

      Eliminar
  3. Mi padre me enseñó este poema cuando era niño. Hoy, cerca de los 60, encuentro en sus palabras una sabiduría que no vi entoces.
    Alejandro.
    P.S. Felicitaciones por tu blog, Cristina.

    ResponderEliminar