"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

miércoles, 3 de agosto de 2016

A último momento - hacemos hoy o dejamos para hacer después?

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.” - Refrán

Claramente nadie desconoce el valor del tiempo y de ahí que todos prioricemos lo que entendemos importante para nuestras vida tratando que esas 24 horas que cada dia nos otorga y de las que disponemos, podamos invertirlas de la mejor forma de acuerdo a nuestro propio criterio e intereses, pese a lo cual muchas veces perdemos de vista la finitud de las horas, actuando de manera inadecuada, hasta irresponsable, sumándonos a la cultura de 'dejar para hacer después', poniendo en riesgo los resultados que queremos obtener..

Podemos verlo desde los primeros años cuando el niño luego de sus vacaciones el día antes de volver a clases recién recuerda las tareas que debería haber realizado y no hizo, el estudiante que dedica el tiempo de estudio a distraerse navegando en internet y luego estudia apurado durante su viaje de ómnibus, y así vamos naturalizando una conducta errónea que va volviéndose adictiva y que en la adultez nos convierte en esas personas que a cualquier encuentro de amigos llegan 20 minutos tarde, que no cumplen sus horarios de ingreso al trabajo, buscando argumentos que lo disculpen e incluso se resisten si son sancionados, que ingresan a la sala de cine cuando ya la película comenzó, molestando a aquellos que ya están ubicados en sus butacas.




No todos tenemos las mismas conductas, por el contrario muchos son respetuosos de sus compromisos y horarios, pero dependiendo de la manera de ser de cada persona donde influyen las formas de hacer del entorno en que nos relacionamos, hacen que sin darnos cuenta busquemos argumentos, nos convirtamos en una molestia para los demás,  pero sobre todo en enemigos de nosotros mismos restando importancia a lo que si la tiene, desperdiciando oportunidades, dejando que el tiempo se escape de las manos sin beneficio alguno.

Tal vez sólo sea falta de organización, pero mientras no tomemos conciencia que el tiempo no regresa, quienes malgantan así sus horas, seguirán lamentando el trámite que no pudieron hacer por dejar para último momento su gestión, el concurso al que no pudieron inscribirse por caducar el plazo antes de haberse presentado, y tantos otros ejemplos que determinan que ‘dejarse estar’ y esperar hasta último momento, aunque en ese preciso momento de urgencias, tratar de recuperar el tiempo que se nos ha escapado, parezca aportar una dosis de adrenalina a la vida, … es un mal hábito, que nos posterga y tendríamos que tratar de revertir sin excusas, con autocrítica, propósito y compromiso.

“La postergación es como una trampa contra nosotros mismos, porque nos roba la vida.”
Gustavo Ekroth – sicólogo y escritor uruguayo contemporánero

1 comentario:

  1. Procrastinación, una manera de postergar lo importante por lo que no lo es, una palabra casi ignorada de una forma de vivir cada vez más presente y extendida.

    Un tema muy interesante y bien desarrollado.
    Felicitaciones por el blog, que de vez en cuando visito. Saludos Maria Elena

    ResponderEliminar