"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

lunes, 27 de junio de 2016

Abuso de poder - arbitrariedad y corrupción

“El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente.”
John Emerich Edward Dalberg-Acton – historiador y político británico (1834-1902)

Poder y corrupción son dos características a las que cada vez nos enfrentamos con mayor frecuencia, producto de la descomposición social, unidas principalmente a las esferas empresariales, políticas o círculos de poder, en cualquier parte del mundo, presentes sin embargo en todos los estamentos de la sociedad sin exclusiones, pero que no son privilegio de los tiempos actuales sino que acompañan al hombre desde sus orígenes siglos atrás.

Pero es el poder quien corrompe?, o es el ser humano que en uso del poder cae en excesos por carecer de principios morales y valores éticos que le sostengan? No es bueno generalizar ante hechos de ésta naturaleza y no todos los que están en posiciones de poder caen en actos de corrupción, aunque tal vez habría que preguntarse si la obtención de poder no está relacionada con el afán de dominio del hombre sobre los demás seres desde siempre, haciendo además gala de la soberbia y vanidad que le caracterizan.




En una suerte de maligna complicidad la corrupción alimenta y abona el camino para llegar al poder y quien detenta el poder abusando de él cae en la corrupción. Frente a esos repetidos acontecimientos y sus protagonistas, -donde el repudio y la práctica de tales conductas es histórica-, se dividen las opiniones entre los indignados que denuncian tales vicios y los indiferentes que se marginan sintiendo que pelear contra ellos es sólo pérdida de tiempo.

Lo cierto es que aquellos que puestos en sitios de poder abusan de él, pierden la perspectiva para valorar las injusticias a que se ven sometidos quienes les rodean, se endurecen, perdiendo la capacidad de empatizar y lo que es peor de cuestionar sus propias decisiones llegando a extremos de absoluta arbitrariedad e hipocresía.

imagen: Jean François Rauzier

“El disfrute del poder corrompe de manera inevitable el juicio de la razón y pervierte su libertad.”
Immanuel Kant – filósofo prusiano (1724-1804)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario