"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

miércoles, 4 de marzo de 2015

Comemos, solos o en familia? - ... mucho más que alimentarnos

“Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer solo es llevar la vida de un león o un lobo.”
Epicuro de Samos - filósofo griego  (341-270 a.C)
 


Siempre que nos referimos al tema de la alimentación es para comentar sobre los extremos que tienen que ver con aquellas situaciones de quienes no tienen acceso a una mínima alimentación adecuada, en franjas marginales de la sociedad, o en países de contextos económicos críticos o en el otro extremo hablamos de quienes comen en exceso o tienen un modo inadecuado de hacerlo ingresando en el grupo de personas con enfermedades derivadas de ello y que resultan en preocupación de las autoriadades sanitarias a nivel mundial.

Sin embargo, en nuestra reflexión de hoy queremos referirnos a lo que significa alimentarnos, el momento de hacerlo y como hacerlo, algo simple, hecho en el momento oportuno, que como las  cosas mas sencillas, es la mejor forma de demostrar amor.

Nuestra vida actualmente dispone de poco tiempo para dedicarlo a compartir los alimentos que en definitiva son mucho más que los nutrientes que ingerimos y si son un momento de encuentro, un tiempo de afecto, un espacio de intecambio, un lugar de contención, todos elementos que tienen que ver con disponer para nuestra familia y nosotros mismos de tiempo para valorizar los vínculos.

Tal vez se dificulte hacerlo, cuando las actividades nos ocupan y los hijos está en sus lugares de estudio, pero podemos buscar la forma para que podamos sentarnos a comer juntos y eso va a ser mucho más saludable desde el punto de vista de las emociones, que los alimentos en si mismos.

Disfrutemos esos momentos compartidos, podremos intercambiar ideas comentar lo que nos haya sucedido, sugerir actividades que proyectar juntos, y sobre todo saborear el encuentro con los afectos, sintiendo la contención de nuestro núcleo cercano del que somos parte, a quienes nos abrimos demostrando y recibiendo afecto.

Valoremos ese espacio que es mucho más que alimentarnos -lo que es sin duda importante-, es construir vínculos, afectos, conocimiento mutuo, con los chicos trasmitir costumbres, recuerdos, gustos, fomentar cercanía y lo más importante sentido de pertenencia y familia.

Démonos la oportunidad y nos daremos cuenta que vale la pena intentarlo.

“Cuando mi madre nos daba el pan repartía amor”
Joël Robuchon - cocinero francés contemporáneo

 

2 comentarios:

  1. Comer juntos y en familia es de las actividades que hay que preservar y fomentar siempre que sea posible.
    En la actualidad todos corremos de un lado a otro y las urgencias nos impiden hacerlo, pero hay que tratar de estimular esos vínculos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si!!, no hay nada comparable como el reunirse en familia alrededor de una mesa.

      Eliminar