"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

viernes, 27 de marzo de 2015

Soledad y tristeza - agobio del adulto mayor

"Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida."
Pablo Picasso - Pintor español (1881-1973)

 
Soledad y tristeza son características que se atribuye especialmente -aunque no exclusivamete- a los adultos mayores, en esa etapa de la vida en que las capacidades se ven disminuídas, los vínculos se van perdiendo y el estado de ánimo comienza a deprimirse.

Todos somos especiales y únicos, de tal modo que tristeza y depresión son características que muchos tendrán desde sus épocas jóvenes, algunos serán quejosos, replicando sus infortunios al comentar de ellos cada vez que puedan, así como otros serán de carácter enérgico, siempre alegre y emprendedor.

Ello hará que cada uno enfrente sus limitaciones desde diferente perspectiva. Sin duda las capacidades físicas disminuirán, pero algunos igualmente tratarán de mantener una actividad acorde a ellas, acompasándolas a sus tiempos y posibilidades. No tenemos que correr el ómnibus, si lo perdemos, pues basta con esperar el próximo.

Es ley de vida que los hijos crezcan, formen sus propias familias y se independicen, alejándose de la casa de sus mayores. El paso de los años irá llevándose a algunos de los que nos han acompañado, que se adelantan en el camino, aportando con su ausencia a esa soledad. A su vez, la sociedad en general y las familias en lo particular, colaboran tambien en algunos casos sobreprotegiendo y en otros expulsando a esos adultos mayores que terminan no sabiendo que lugar ocupar.

El primer paso debe darlo quien vive esa situación, en algunos casos esa soledad será una decisión espontáneamente tomada y por tanto no significará tristeza, en otros dependerá de la decisión de matener actividades que ocupen parte de su tiempo aportando recreación y generando vínculos que lo hagan sentir vivos y necesarios en esa sociedad a la que pertenecen.

Todos somos responsables de nuestra propia vida -mientras la salud nos permita hacerlo-, todos llegaremos en algún momento a esa edad de desprendimientos y todos tendremos momentos en los que viviremos sinsabores que la vida normalmente proporciona. Pero mirar desde la perspectiva de la edad, alejándonos de lamentaciones inútiles, sin perder la alegría y el optimimo hará la diferencia.

Soledad no significa necesariamente aislamiento y tristeza, hagamos propia la frase del poeta inglés Robert Browning "¡Envejece conmigo! Lo mejor está aún por llegar.".

"Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara."
Michel de Montaigne - Escritor y filósofo francés  (1533-1592)

 

2 comentarios:

  1. Aunque la vida nos vaya dejando solos y aún con limitaciones físicas, hay que hacer lo necesario para no aislarnos, es una decisión a tomar si queremos una buena calidad de vida, envejeciendo con felicidad.

    Saludo Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamete, auque es un tema difícil y con tantas variantes como personas y circunstancias habemos.

      Un saludo Irene.

      Eliminar