"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

domingo, 12 de octubre de 2014

"Ellos tenían una patria" - crónica de una época

"Nuestra historia es una historia viva, que ha palpitado, resistido y sobrevivido siglos de sacrificios."
Rigoberta Menchu -
líder indígena guatemalteca contemporánea, Nobel de la Paz 1992

De la trilogía "Memoria del Fuego", del escritor Eduardo Galeano, en el primer tomo 'Los nacimientos', donde se reúnen narraciones sobre la historia de América, hemos elegido para compartir en éstas fechas en que se habla -discretamente- del encuentro de dos culturas al recordar el 12 de octubre, y es bueno tener claro que ese llamado encuentro en realidad refiere a la lucha por la dignidad y contra el horror, los desmanes y masacres sufridas por los pueblos originarios que duraron más de 100 años como relata este texto 'Ellos tenían una patria'.

Los indígenas "taironas" habitaron en Colombia. Construida hacia el año 700 de nuestra era, y descubierta por antropólogos en 1975, la Ciudad Perdida, conocida también como Teyuna, fue el centro urbano más importante entre los 250 asentamientos indígenas descubiertos hasta el momento se encuentra ubicada en la Sierra Nevada de Santa Marta, sobre una de las márgenes del río Buritaca. Allí, en medio de una selva tropical y grandes árboles se encuentran las ruinas del gran imperio Tayrona, caracterizadas por una sofisticada integración entre naturaleza y civilización y una maravillosa arquitectura en piedra, hoy parte del Parque nacional natural Tayrona.
 
1600
Santa Marta

Ellos tenían una patria


Ruidos de hierro, ambular de armaduras. El asalto a Santa Marta ha fracasado y el gobernador ha dictado sentencia de arrasamiento. Armas y soldados han llegado desde Cartagena en el momento preciso y los tairona, desangrados por tantos años de tributos y esclavitudes, se desparraman en derrota.
 
Exterminio por el fuego. Arden las poblaciones y las plantaciones, los maizales y los algodonales, los campos de yuca y papas, las arboledas de frutales. Arden los regadíos y las sementeras que alegraban la vista y daban de comer, los campos de labranza donde los tairona hacían el amor a pleno día, porque nacen ciegos los niños hechos en la oscuridad.
 
¿Cuántos mundos iluminan estos incendios? El que estaba y se veía, el que estaba y no se veía…
 
Desterrados al cabo de setenta y cinco años de revueltas, los tairona huyen por las montañas hacia los más áridos y lejanos rincones, donde no hay pescado ni maíz. Hacia allá los expulsan, sierra arriba, para arrancarles la tierra y la memoria: para que allá lejos se aíslen y olviden, en la soledad, los cantos de cuando estaban juntos, federación de pueblos libres, y eran poderosos y vestían mantos de colorido algodón y collares de oro y piedras fulgurantes: para que nunca más recuerden que sus abuelos fueron jaguares. A las espaldas, dejan ruinas y sepulturas.
 
Sopla el viento, soplan las almas en pena, y el fuego se aleja bailando.
... ...


Como señala el propio Galeano, que ésta crónica 'pueda ayudar a devolver a la historia el aliento, la libertad y la palabra. A lo largo de los siglos, América Latina no sólo ha sufrido el despojo del oro y de la plata, del salitre y del caucho, del cobre y del petróleo, también ha sufrido la usurpación de la memoria', y es éste buen momento para subsanar ese error.

Un relato de la historia, incapaz de distancia, pero apoyado sobre una sólida base documental, que nos lleva a esa época y le da voz .

Imagen. Ciudad Perdida - Santa Marta; Magdalena; Colombia

"... Podéis estar seguros de que la conquista de estos territorios de ultramar fue una injusticia. ¡Os comportáis como los tiranos! Habéis procedido con violencia, lo habéis cubierto todo de sangre y fuego y habéis hecho esclavos, habéis ganado grandes botines y habéis robado la vida y la tierra a unos hombres que vivían aquí pacíficamente ..."
Fray Bartolomé de Las Casas - sacerdote domínico español (1474-1569)

4 comentarios:

  1. Como todo lo de Galeano, sin desperdicio, muy bueno tener memoria y en éstas fechas mucho más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónim@, ... por visitar y comentar. Espero pases por aquí nuevamente. Estaremos encantadas de recibirte cuando gustes hacerlo.

      Eliminar
  2. Gracias por regalarme textos magníficos y bellos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo por tus alentadoras palabras. En realidad publico lo que entiendo de valor y tambien sin duda guiada por el gusto personal. Cuando alguien se siente identificado y lo manifiesta es el mejor estímulo que podemos recibir.
      Serás bienvenido cada vez que desees regresar a visitarnos.

      Eliminar