"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

jueves, 22 de septiembre de 2016

Regalo de la naturaleza - primavera, ... renovada y eterna fiesta de la vida.

“Salud primavera, princesa encantadora!, saludo engrandecido las gasas de tu velo.”
Almafuerte – seudónimo de Pedro Bonifacio Palacios, pintor, maestro, escritor, periodista y poeta argentino (1854-1917)

Casi sin darnos cuenta, la primavera ya está otra vez aquí, al alcance de la mano, con su promesa de días más largos, tardes templadas, perfume de flores y estallido de colores, con la ilusión de que un día cualquier podremos alivianar las ropas abrigadas que a esta altura ya nos pesan, que el sol se hará presente,  que podremos dejar atrás vientos y tornados que nos han castigado, y guardar los problemas en un bolsillo, intentando encontrar la alegría, esa misma que los días –de a poquito- van desluciendo a medida que transcurre el año.

La primavera es una inyección de optimismo cuando nos sentimos cansados, es la esperanza de próximas vacaciones,  es recuperar el entusiasmo que se nos fue gastando en las dificultades que debimos afrontar, es la oportunidad de escapar a las fatigas cotidianas premiándonos con una felicidad sin explicación lógica, pero palpable y real, aún cuando muchas veces las condiciones del clima no colaboren.




Cíclicas son las estaciones, se suceden una otras y la primavera otra vez presente nos da fuerzas para seguir intentando alcanzar esas metas que nos propusimos al comenzar el año, y que luego de varios meses aún no hemos podido concretar, es el empujón necesario para seguir andando, es la caricia que necesitamos, el tibio calorcito contenedor, la magia que nos anima y gratifica.  

Tiempo del renacimiento, tal como cuenta la leyenda, en la antigua Grecia la Diosa Démeter –cuarta esposa de Zeus-, ostentando los poderes de la naturaleza y su transformación, cada vez que se reunía con su hija Perséfone, mostraba su alegría reverdeciendo la tierra en todo su esplendor, y aunque esto sólo sea un mito, una vez más la naturaleza nos muestra el milagro de ver florecer todo aquello latente, que pareció muerto, y nosotros nos sumamos en esa renovada y eterna  fiesta de la vida.

imagen: Jardin Japonés Montevideo - Foto: Stoneck

“El día que el Señor creó la esperanza probablemente fue el mismo día que creó la primavera.”
Barnard Williams – filósofo británico (1929-2003)

2 comentarios:

  1. Que rápido pasan las estaciones cuando tienes ya una edad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que rápido pasan las estaciones cuando tienes ya una edad. Un saludo.

    ResponderEliminar