"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

martes, 12 de mayo de 2015

Kintsugi, el arte de restaurar - ‘carpintería de oro’ transformando fragilidad en fortaleza, agregando valor y belleza

"El mundo nos rompe a todos, pero después, muchos se vuelven fuertes en los lugares rotos.”
Ernest Hemingway - escritor, novelista y periodista estadounidense (1899-1961)

En la escala de valores de la sociedad occidental lo bello se asocia a lo nuevo, lo viejo o roto se desecha cambiando por algo más moderno. En la cultura japonesa se aprecia la belleza de los objetos rotos, viejos o deteriorados, poniendo énfasis en que roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto, deben mostrarse y no ocultarse, embelleciéndolo.

Técnica, arte y filosofía de vida se entrelazan cuando hablamos de Kintsugi, -o Kintsukuroi-, una manera de reparar objetos de cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro , plata o platino, una técnica que por su complejidad se convierte en arte y la filosofía oriental que plantea poner de manifiesto la transformación e historia de cada pieza.

Cuenta la historia que el shōgun Ashikaga Yoshimasa, envió a China, para ser reparado, uno de sus tazones de té favoritos, pero quedó desconforme con el resultado por lo que buscó artesanos japoneses que hicieran una mejor reparación, y ese fue el origen de la nueva forma de reparar cerámicas, convertida en arte.

Los objetos así reparados, dejan de ser piezas convencionales, para convertirse en objetos especiales con un valor añadido, -superior al de aquellas piezas que nunca se rompieron-, con  una estética áspera y asimétrica, una belleza imperfecta, incompleta, pero que les aporta esplendor y fortaleza.

Tal como sucede con los seres humanos a veces, herimos o nos hieren. Debemos intentar corregir los errores fortaleciendo, reparando y recuperando relaciones y situaciones para seguir adelante. Una forma diferente de mirar la vida aprendiendo a rellenar cicatrices, esas cicatrices que nos dan mayor valor y nos recuerdan que podemos volver a empezar.

Técnica y arte con un significado trascendente, objetos restaurados que enaltecen su valor,  demostración de fragilidad y de la capacidad de recuperarse que los hace más bellos, permitiendo admirar las cicatrices y la historia que cuentan.

"El arte no tiene por objeto dejar obras que el tiempo deteriora sino crear artistas en todos los hombres, y despertar en el hombre común el genio dormido".
Friedrich Nietzsche -
filósofo, poeta, músico y filólogo alemán (1844-1900)
 

2 comentarios:

  1. La sabiduria en su máxima expresión, una filosofía de vida.

    Es estupenda la variedad de temas que traes aquí Krismei. Felicitaciones y saludos.
    Irene

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Irene, ... es una filosofía de vida. Gracias por tus comentarios y tus consecuentes visitas.
    Un saludo para ti.

    ResponderEliminar