"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

martes, 23 de junio de 2015

Llorar - esa válvula de escape a las emociones que alivia el alma

"A veces el llanto hace más beneficio que la risa."
Pedro Muñoz Seca - Dramaturgo español (1881-1936)
 

La vida tiene alegrías y tristezas, no todo lo que nos toca vivir proporciona las primeras, muchas veces las circunstancias y situaciones nos enfrentan al dolor, angustia, presiones, pérdidas, soledad, frustraciones, inevitables, duras de soportar, y entonces, las emociones se agolpan ... y lloramos.

Generalmente hablamos de lo saludable y beneficioso que es reir, una manifestación de nuestro buen ánimo, que nos mantiene alegres, de buen humor, nos hace sentir jóvenes y vitales, sin embargo -tal vez por sentirlo asociado a lo negativo de la vida- nos negamos la posibilidad del llanto, que es tan beneficioso para la salud como la risa, permitiendo que liberemos emociones en una suerte de explosión que nos consuela, y donde desahogamos tristezas y penas.

Del libro "La lluvia sabe porqué" de la escritora, ensayista, ilustradora y diseñadora gráfica ecuatoriana Maria Fernanda Heredia dejo un pequeño fragmento que con mucha poesía nos habla de la lágrimas.


- Deja que se vayan, Lucía - dijo la abuela desde algún lugar
-¿Quiénes?
-¡Las lágrimas! A veces parece que son tantas que sientes que te vas a ahogar con ellas, pero no es así.
-¿Crees que un día dejarán de salir?
-¡Claro! - respondió la abuela con una sonrisa dulce -. Las lágrimas no se quedan demasiado tiempo, cumplen su trabajo y luego siguen su camino.
-¿Y qué trabajo cumplen?
-¡Son agua, Lucía! Limpian, aclaran... Como la lluvia. Todo se ve distinto después de la lluvia
... ...


Hay momentos en los que es necesario gritar, maldecir ... o llorar, no es sinónimo de debilidad, como en algún tiempo se creyó o aún hoy muchos creen, sino una forma necesaria de expresar emociones, a veces el camino es duro, nos sentimos desolados, sin fuerzas, sin salidas y las lágrimas se convierten en la necesaria válvula de escape que alivia tensiones, alejando tristezas y proporcionando el espacio necesario para recomponernos y ver con claridad y esperanza hacia el futuro.

No nos sintamos mal por hacerlo, risa y llanto son formas de expresarnos, -sin importar el sexo o la edad que tengamos-, lloremos cuando sea necesario, alejemos las tristezas sin verguenzas. Las lágrimas alivian el corazón y son un bálsamo para el alma.

Imagen: Tomasz Solinski

"Llorar no indica que eres débil. Desde el nacimiento, siempre ha sido una señal de que estás vivo."
Charlotte Brontë - Novelista inglesa  (1816-1855)

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario