"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

miércoles, 28 de enero de 2015

Carisma y seducción - ... esas personas que nos atrapan

"Todo pasa por la inteligencia. Sin seres inteligentes no hay seducción. La hermosura que se puede encontrar en un cuerpo tiene que ver con una forma de percibirlo, y eso ya es pensamiento."
Milo Manara - pseudónimo del historietista italiano contemporáneo Maurillo Manara

 
Las palabras sólo transmiten un pequeñísimo porcentaje del mensaje que trasmitimos a los demás, el resto se cree que llega por la comunicación no verbal que incluye el lenguaje corporal el tono y  modulaciones de la voz, la gestualidad, el aroma, la ropa.

Los seductores son generalmente, personas extrovertidas y si bien la seducción es una forma de atraer la atención de otro para comenzar una relación amorosa o sexual, el acto de seducir puede desear persuadir a otros para modificar su opinión o comportamiento por lo que es común verlo en personas públicas, artistas o politicos, que hacen de ello un arte.

Todos tenemos algo que nos identifica y que va más allá de la belleza física, la forma de ser, tal vez la vitalidad o la alegría demostrada, tal vez la mirada o el gesto amable, o esa gracia que sólo algunos tienen y con la que pueden suavizar cualquier comentario, poniendo un toque diferente, casi de cercanía en aquello que trasmiten, o tal vez un rasgo de seguridad y confianza que los demás perciben. 

Quien en algún momento, no ha conocido alguna de esas personas que tienen un encanto especial, un "no sé qué" que cautiva a los demás, personas encantadoras que apenas conocemos ya nos fascinan, nos atrapan con una sonrisa, o una conversación interesante, tienen algo que no acertamos a explicar que hace que sintamos el placer de estar con ellas.

En definitiva la seducción es: ¿característica innata o habilidad adquirida?, ¿un juego o un arte?, ¿un rasgo espontáneo o una forma consciente de conducirse?. 

Lo cierto es que hay personas carismáticas, y allí -en el carisma-, está la clave que hace la diferencia, personas que tienen la virtud de atrapar la atención de los demás, casi sin proponérselo, resultando atractivas y seductoras, con palabras o sin ellas.

Imagen: Daniel F. Gerhartz

"A veces el carisma de una persona es de tal índole, que se infiltra atravesando nuestras defensas, nuestros prejuicios y nuestras necesarias inhibiciones y se adentra directamente en nuestras entrañas."
Peter Hoeg - escritor danés contemporáneo

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias nabil iben-sobih, por visitarnos y comentar, de esos comentarios nos alimentamos y así conocemos la opinión de quienes pasan por aquí.

      Estaré encantada de verte en ésta nuestra casa nuevamente.

      Eliminar