"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

jueves, 16 de enero de 2014

Permisos esenciales - autorealización, éxito, felicidad

"Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?"
Arturo Graf  - Escritor y poeta italiano (1848-1913) .

"El camino de la autodependencia" es el primer libro de una serie de cuatro, donde Jorge Bucay nos propone, un punto de partida para alcanzar la autorrealización, el éxito, la felicidad, o como cada uno llame a aquello que constituye nuestro más grande desafío.

Para muchas personas, la vida consiste simplemente en ir tirando, en sobrevivir, en salir lo más airosos posibles de los avatares del día a día. Existen, pero no viven.

Autodependiente significa ser auténticamente el que soy, actuar como actúo, sentir lo que siento, correr los riesgos que quiera correr y hacerme responsable de todo eso sin esperar que los otros se ocupen por mí. No permitir que los riesgos los corran otros por mi, ni correr riesgos que otros quieren que corra. 

Sin delegar responsabilidades, sabiendo que no incluye el derecho a que otro sea como yo quiero o siento ni que otro me pida permiso para tener lo que necesita. 

Estos cinco permisos esenciales extraídos del libro de Bucay condicionan nuestro ser persona. Y ser persona es el único camino para volverse autodependiente

1.- Me concedo a mí mismo el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar a que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

2.- Me concedo a mí mismo el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

3.- Me concedo a mí mismo el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

4.- Me concedo a mí mismo el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

5.- Me concedo a mí mismo el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me de el permiso para obtenerlo.
 

Algunos pensadores en la India  - Rajneesh o Krishnamurti - dicen que "...el ser humano es un dios en desarrollo, un fruto que aún no ha madurado, que cuando esté maduro va a ser un dios". Esta alegoría poética se puede entender como que “ Cuando el hombre madure será una persona”.

Vivo y aprendo, vivo y maduro, vivo y crezco. Y si soy una persona tengo que concederme a mí mismo la libertad de ser quien soy, aunque a muchos no les guste como soy; es probable que cuando otros descubran que soy el que soy —y que además me doy la libertad de serlo— se enojen conmigo. pero si no empezamos por este permiso, no hay posibilidades; nos quedaremos siendo individuos parecidos a muchos otros individuos que se sienten a sí mismos diferentes, pero que obedecen y pertenecen al grupo de aquellos que no se dan el derecho de ser quienes son; que intentan parecerse a los demás.

“Un sueño no se hace realidad a través de magia, conlleva sudor, determinación y trabajo duro”: 
Colin Powell  - militar, diplomático y político norteamericano contemporáneo

1 comentario:

  1. La importancia de los permisos que nos debemos dar a nosotros mismos para aprender, madurar, crecer y vivir. Muy buen post, felicitaciones.

    ResponderEliminar