"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

martes, 24 de junio de 2014

La importancia de las palabras - Nadina Tauhil y 'El inventor de palabras'

"Háblame para que yo te conozca." 
Séneca - filósofo, político, orador y escritor romano (4AC-65DC) 

 

Hoy me he puesto a pensar en la importancia de las palabra para relacionarnos, llamar a cada cosa por su nombre, y eso se nota cuando uno está rodeado de niños pequeños, que están aprendiendo a expresarse y balbucean sonidos que generalmente nos cuesta comprender.


Acabo de leer un bello texto de la escritora argentina Nadina Tauhil, médico psiquiatra de profesión, sobre el uso de las palabras y lo asocié a la relación con mi nieta pequeña de sólo 2 años de edad, la frustración que significa esa comunicación dificultosa en la que cada palabra nueva puesta en su boca es una gran satisfacción para mí y una enorme alegría para ella, donde cada sílaba lograda es festejada.

El inventor de palabras

En el principio no había palabras, sólo letras.

La falta de palabras causaba grandes problemas a los habitantes de la ciudad, que sólo podían nombrar veintisiete cosas, generando todo tipo de confusiones y malentendidos. Hasta que un día a Uno se le ocurrió que si juntaba una letra con otra se podrían crear nuevos sonidos, y así nombrar muchas más cosas.

Fue entonces que Uno , decidió irse con las letras a una cueva en la montaña, y no volver hasta haber encontrado una manera de nombrar a todas las cosas. Quería poder nombrar al animal de carga, al agua que se acumula al lado del palacio, a la nena colorada.

Le tomó mucho tiempo pero una a una, las palabras, fueron surgiendo. Primero juntó dos letras, después tres, cuatro y así muchas más. Una vez que las letras estaban una al lado de la otra, él las pronunciaba juntas y hacia memoria para ver a cuál de las cosas de la ciudad le recordaba el sonido. Así, el animal se llamó caballo, el agua lago, la nena Natalia. Y cuando por fin Uno había encontrado todas las palabras y se disponía a volver a la ciudad, se dio cuenta de que todavía no existía una palabra para los labios cuando se juntan.

Uno salió de la cueva para tomar un poco de aire y reponer sus energías. Cuando miró hacia abajo, observó sorprendido que Natalia corría hacia la cima de la montaña. La niña llegó a la cueva, abrazó a Uno con todas sus fuerzas; y lo besó.

... ...
Un magnífico cuento que pone de manifiesto la barrera que significa para el buen entendimiento no contar con las palabras justas, como dice José Saramago: "Las palabras son sólo piedras puestas atravesando la corriente de un rio. Si están ahí es para que podamos llegar al otro margen, el otro margen es lo que importa."

Es maravilloso manejar el lenguaje y poder comunicarnos, pero tambien me ha hecho reflexionar que cuando las palabras escasean se compensan grandemente con los sentimientos que por caminos diferentes nos llevan al entendimiento con los pequeños de la mano del amor y la ternura, mientras esperamos que hagan su proceso de maduración en el que finalmente surjan las palabras.

Fuente: http://lalunanaranja.blogspot.com/2009/05/el-inventor-de-palabras.html 

Blog de la autora: http://nanu-desdemi.blogspot.com


"La palabra no fue dada al hombre. El la tomó."
Louis Aragon - poeta y novelista francés (1897-1982)
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario