"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

miércoles, 17 de junio de 2015

Corrupción - flagelo de las sociedades de todos los tiempos

"La corrupción no es patrimonio de nadie, lamentablemente es de todos, ... la misma corrupción que hay en un partido la hay en la sociedad en general".
Maria D. Cospedal - política española contemporánea


Desde que el mundo es tal, desde los tiempos bíblicos, la humanidad ha mostrado, -en diferentes circunstancias y momentos-, situaciones donde es evidente la corrupción de las personas que intervienen, o las instituciones en las que se desenvuelven.

Como lo indica la palabra derivada del latín corruptĭo, del prefijo de intensidad con- y rumpere,  'romper, hacer pedazos', está referido al abuso de poder, a los procesos de degradación, la falta de integridad, y atraviesa los tiempos y todas las capas de la sociedad ya que es algo inherente al ser humano en su desempeño donde se encuentre, en el afán de poder que le mueve y le hace perder y traspasar todos los límites.


No creamos que corrupción implica solamente el tema dinero, no precisamente debemos pensar que lo encontraremos en la política o los círculos de poder, aún en ámbitos privados, aún sin involucrar dinero, el soborno, la extorsión, el uso de influencia, el doble discurso, el ser testigo de situaciones ilícitas o abusivas y mantenerse al margen haciendo caso omiso de lo que se conoce o se ve, tambien son formas de corrupción solapada de quien pudiendo hacer, mira hacia un costado permitiendo y ocultando lo que otros hacen, favoreciendo el atropello de derechos de los más vulnerables, así como la inestabilidad y el deterioro de cualquier sociedad.

De la filósofo y escritora ruso-estadounidense Alissa Zinovievna Rosenbau; conocida como Ayn Rand  (1905-1982) comparto un pensamiento de su novela 'La rebelión de Atlas', publicada en 1950 tan vigente hoy como cuado fue escrito.

"Cuando adviertas que para producir necesitas la autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y las influencias más que por el trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando repares que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un sacrificio personal, entonces podrás afirmar sin temor a equivocarte que tu sociedad está condenada."

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), señala: “La corrupción es un delito grave que debilita a los sistemas de educación y de salud, socava la democracia al distorsionar los procesos electorales y minar a las instituciones gubernamentales, y exacerba la desigualdad y la injusticia al pervertir el estado de derecho”.

Un tema difícil de controlar y revertir, un lastre que impacta en la sociedad, de causas tan complejas como la propia naturaleza humana, pero tampoco imposible de lograr, si la sociedad toda se involucra y compromete, si se juega limpio, creando conciencia, aplicando leyes y controles adecuados, apelando a la honestidad, sin tolerancia, excepciones o impunidad.

"El primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es 'el fin justifica los medios'."
George Bernanos -  novelista, ensayista y dramaturgo francés (1888-1948)

  

1 comentario:

  1. Sabias palabras de Ayn Rand, tan vigentes hoy como hace un siglo. Saludos Irene

    ResponderEliminar