"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

viernes, 13 de junio de 2014

Nativos americanos - rudeza y sensibilidad

"Yo soy la mujer que sostiene el Cielo. /  El arco iris atraviesa mis ojos. /  El sol abre camino hacia mis entrañas". - Poema de los indios Ute

Los Pueblos originarios habitantes primitivos de América o los Nativos americanos como se denomina a los que habitaron Norteamérica han tenido civilaziones con un desarrollo diferente y variado algunas sumamente avanzadas.

Los indios Ute, uta o yutas, que significa "tierra del sol", nombre que se deriva de "entaw" o  “excavadores de las cimas de las montañas” ocuparon las tierras donde hoy se asientan los estados de Colorado y Utah.

Guerreros y cazadores, sin embargo fueron artistas excepcionales, productores de abalorios religiosos y ceremoniales, desarrollando formas de arte inusual y extraordinario. 

Atribuída a ellos es la siguiente oración, donde se refleja la importancia dada a la Madre tierra.
 ... ... 
Tierra, enséñame a cuidar, como la Madre Natura a sus hijos,
así puedo desarrollar compasión por todos los seres.

Tierra, enséñame la valentía del árbol que permanece solo
así puedo conocer lo que es la fuerza interior.

Tierra, enséñame la limitación,
como Tierra, enséñame la quietud de la hierba inmóvil bajo la nueva luz
así podre escuchar el susurro de mi corazón

Tierra, enséñame el sufrimiento
que las viejas rocas guardan en la memoria
así puedo saber lo que es el dolor, y elegir perdonar y ser libre.

Enséñame la humildad, como la flor es humilde al abrirse,
así, puedo aprender a ser paciente con todas las cosas,
especialmente conmigo mismo.
la de la hormiga que se arrastra sobre el suelo,
así puedo descubrir el gran poder de la unificación.

Tierra, enséñame la libertad del águila que sobrevuela el cielo,
así puedo saber que se siente, al seguir a mi corazón.

Tierra, enséñame la aceptación de las hojas que mueren y caen,
así puedo amablemente permitir y aceptar el natural flujo de las cosas.

Tierra, enséñame la renovación, como la semilla que brota en la primavera
así puedo experimentar nuevos comienzos
cuando emerjo con nuevas ideas y creaciones.

Tierra, enséñame a olvidarme de mi mismo,
como la nieve derretida se olvida de esta vida,
así puedo recordar el gran propósito de mi existencia

Tierra, enséñame a recordar la bondad,
como los secos campos limpiados por la lluvia
para que pueda practicar la bondad cada día.
 ... ...

Adoraban muchas deidades que representaban animales y elementos de la naturaleza. Su deidad de mayor rango era un oso, el cual se transmitió a través de los mitos tribales durante generaciones.  

Esta es una hermosa oración en la que a pesar de la rudeza indígena queda evidenciada la sensibilidad de esos pueblos frente a la imponente naturaleza. 

"La tierra es la madre de todas las personas, y todas las personas deben tener derechos iguales en ella"
Seattle -
Jefe de los Suquamish (¿1786? -1866)
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario