"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

jueves, 22 de mayo de 2014

Egoísmo - enfermedad del mundo

"El único egoismo aceptable es el de procurar que todos estén bien, para estar uno mejor."  Jacinto Benavente -  Dramaturgo español (1866-1954)
 

La palabra egoísmo viene del latín, "ego" que significa "yo" e "ismo" que  significa "practica de". Una persona egoísta, vive en un constante estado de "ego", o sea su "yo", tienden a ser personas muy extrovertidas, exigentes y calculadoras; siempre buscando sacar provecho a todo a su alrededor y a utilizar a las personas sin sentir remordimiento hasta lograr sus objetivos.
 
Es el excesivo aprecio que tiene una persona por sí mismo, y que le hace atender exageradamente su propio interés, sin preocuparse del de los demás. Está relacionado con la ambición, la codicia,  el individualismo, el egocentrismo y la falta de respeto. Todos los seres humanos somos egoístas por naturaleza en mayor o menor medida desde que nacemos, es además, el motor de la vida, y requisito para sobrevivir.
 
Anteponemos nuestros intereses al de los demás cueste lo que cueste. Hay egoísmos psicológicos, morales, racionales, etc, hasta se habla de un egoísmo biológico. El egoísmo aleja a las personas y nos convierte en seres individualistas.
¿Es malo o bueno ser egoísta?, ¿podríamos hacer una evaluación moral del egoísmo? ¿descubrimos el egoísmo en las acciones ajenas sólo cuando nos afecta directamente? ¿Es el egoísmo un antivalor? Lo que si es claro es que para el egoísta las necesidades de "los otros" y el sufrimiento ajeno no existen.
 
Después de muchos años de educación comprendemos que además de nosotros, existen otros seres humanos y necesitamos tanto de ellos como ellos de nosotros, entendiendo que  el egoísmo mal conducido puede ser fatal, pero ello es solo una faceta y que no sea así depende del uso que le demos.
 
Debemos hacer un esfuerzo por integrarnos con las personas con quienes nos relacionamos. La ayuda desinteresada, el altruísmo o la solidaridad son una buena forma de colaborar por el bien común y hace que nos sintamos mejor interiormente. Al hacer una favor a alguien nos lo estamos haciendo a nosotros mismos.
 
Hace falta una buena dosis de empatía, paciencia y comprensión para relacionarnos satisfactoriamente con los demás., teniendo presente la regla de oro: “Hacer con los demás como te gustaría que hicieran contigo.”

Siempre habrá excepciones a la regla, el egoísmo de una madre protegiendo a sus hijos, el egoísmo del estudiante que da su último examen, el egoísmo del niño pequeño que aún no está emocionalmente preparado, el egoísmo de aquél que -con honestidad- trata de llegar al puesto que soñó en su carrera laboral.
 
Vivimos en un Mundo contradictorio y confuso donde impera el egoísmo y la generosidad está ausente ¿Que pasa con los valores humanos? Vivimos en un Mundo donde la muerte por desnutrición de millones de personas por no tener nada que llevarse a la boca es algo cotidiano y sin embargo apartamos la mirada. Tratemos de -en el pequeño espacio en que nos encontremos de lograr cambios que modifiquen el egoísmo del mundo
 
"El egoísmo no es el amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo."
Aristóteles - filósofo griego (384-322 AC)

2 comentarios:

  1. Es cierto que vivimos en un mundo egoísta donde cada uno mira sus propios intereses y donde nos acostumbramos a ver cotidianamente miserias que no querems ver.
    Hay que tomar conciencia de a donde vamos a llegar por ese camino.
    Me gustó mucho esta entrada del blog. Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anonimo por comentar y por el estímulo.

      Eliminar