"Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.”
Khalil Gibran -
poeta, pintor, novelista y ensayista libanés ( 1883 - 1931 )

martes, 14 de octubre de 2014

Mezquindad - en la sociedad de éste tiempo

"Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande".
José Ortega y Gasset - filósofo y ensayista español (1883-1955)

Cada dia vemos como en las personas falta humanidad, generosidad, sentimientos nobles, incapacidad de compartir o demostrar empatía con el otro, muchas veces, encubierto en falsas solidaridades o invocando un trato igualitario que no es tal.

Desconfianza, inseguridad, responsabilidad, timidez, entre otros, son rasgos del carácter de las personas, cada individuo destacará o no por alguno de ellos, tambien la mezquindad es un rasgo de carácter. Sin duda que el entorno, la educación y las circunstacias de vida han de influir para modificar, empeorar o mejorar dichas características, así como las situaciones de crisis las pondrán en evidencia.

No es privilegio de ignorantes, nadie acepta ser mezquino, sin embargo el egoísmo está presente en las actitudes de las personas y aflora en todos los ámbitos de la sociedad donde la codicia tanto de bienes materiales como intelectuales está presente.

Al hablar de mezquindad se suele pensar en la política, como ejemplo de ello, el escritor, filólogo, crítico y traductor español Carlos García Gual, entrevistado por el periodista Carlos Javier González Serrano, en un  artículo del 16 de abril de éste 2014 dice: "Creo que la mediocridad de los políticos, refleja en parte, la sociedad que los ha elegido. La mezquindad intelectual y moral, es una de las marcas de nuestro tiempo. Acaso de la modernidad y de la sociedad de consumo. Hasta las revoluciones acabaron desprestigiadas, y los políticos no son, por lo visto, la mejor gente –pero sí son muy representativos– de esa sociedad capitalista, donde tener y “hacer” dinero, es el ideal de casi todos."

La mezquidad convierte en ruin a aquel que, llevado por intereses de grupo o personales, con pobreza de propósitos y alejado de toda ética, pone más esfuerzo en cultivar el fracaso del otro, que en conquistar una victoria propia.

Deberíamos hacer un alto para reflexionar, y entender que ninguna sociedad mejora y avanza, si no lo hacen quienes la integran. Ser sinceros, solidarios, honestos, son características, formas de ser, que no se reciben a través de la educación curricular, sino que se construyen formando la personalidad en ideas y valores.

Que esperamos para dejar de engañarnos y entenderlo ? ...

"Se puede engañar a todo el mundo alguna vez y a alguna persona todo el tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo."
Abraham Lincoln -político, decimosexto presidente estadounidense (1809-1865)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario